Loading...

Diez ideas sobre las palabras


DIEZ IDEAS SOBRE LAS PALABRAS

por Amada Salinas Arenas, DTM

Hace algún tiempo, a raíz de un proyecto de Miguel Eugenio, siendo su evaluadora pregunté a varios socios cuál era su opinión con respecto a lo que acabábamos de escuchar y la que me pareció más original y valiosa fue la de Flor Virginia quien, poco más o menos dijo: “Me asusta como  cuándo se manipula la palabra, ésta es capaz de convencernos hasta de lo malo, de lo que puede hacernos daño”.

A continuación, y apoyada en los expertos, analicemos diez ideas sobre las palabras :

Primero:  La palabra lo puede todo, tanto para el bien como para el mal. El afamado investigador japonés, radicado en Estados Unidos, S.I. Hayakawa asegura que: “Las palabras pueden poner en marcha a una multitud por las calles y sublevar a otra para apedrear a los manifestantes”.


Segundo: Las palabras inclinan la balanza. Según Carlos Díaz Dufoo (hijo): “En el mundo de las palabras ¡qué fácil es moverse¡  ¡Qué agradable compás!          El que uno quiere, el que se elige, aún el que se inventa. Además, en un plato verbal, todo es posible”.


Tercero: Enturbian o aclaran. Según McBurney y Wrage, “la palabra puede usarse para enturbiar los puntos de vista y deformar la realidad. Pero también puede emplearse para dar a ésta claridad y eficacia”


Cuarto: ¡Cuidado con la palabra! Ya lo advirtió María del Carmen Calderón: “La palabra envilece o glorifica”. Equivaldría a decir “¿dime qué palabras acostumbras usar?… ¡y te diré quién eres!”


Quinto:  Incitan o estimulan. Según Toastmasters Internacional: “Las palabras pueden incitar o estimular. A veces operan como banderas rojas, que levantan la ira de los toros, o como carnada que se usa para pescar”


Sexto: La palabra nos delata. Al decir de Hayakawa: “Con palabras disimulamos nuestros motivos más inconfesables y nuestra peor conducta, pero también con palabras expresamos nuestros ideales y aspiraciones más sublimes”.


Séptimo: Una vez dicha, no se puede anular. Ya los chinos lo expresaron desde hace varios siglos: “Ni el caballo más raudo puede atrapar la palabra dicha”.


Octavo:  Pueden expresar amor o desamor. Al decir de Kenneth McFarland: “Por su calidad de símbolo de ideas, la palabra tiene el poder de hacer que la gente se enamore o se desenamore”.


Noveno: ¡Ojo: pensamos con palabras! Esto significa que antes de que el pensamiento se materialice, existe ya en la mente en forma de palabras. Se trata de palabras positivas o negativas y ni siquiera hay que pronunciarlas, basta con pensarlas, para que se conviertan en realidades.


Décimo: Sin palabras no hay interrelación humana. Bien decía Mauro Rodríguez Estrada, escritor mexicano: “La única forma humana de ligarnos al mundo es la palabra”.   


Bien decía Pablo Neruda que “todo está en la palabra”.
 



Claps Canta Bar (Plaza Vela 4to piso) Boca del Río, VER.
2292421559